domingo, 20 de mayo de 2012

Limpieza hepática y de la vesícula de Andreas Moritz

Acabo de terminar mi tercera limpieza... aunque todavía debería sacar más piedras. Mis 2 limpiezas anteriores han sido un éxito. Salieron muchas piedras de color verde guisante (los cálculos biliares) de diferentes tamaños. Me quedé alucinada; ¿Todo eso tengo en mi cuerpo? . Lo bueno en esta limpieza es que me quitó mucha rabia, enfado, mal estar mental y emocional. Me sentí llena de energía y muy ligera. !Vitalidad!

Pero esta vez es diferente... ya no eran tantas y eran muy pequeñas. Sólo alguna más grande y más oscura. Supongo que esas son las piedras más antiguas. ¿Esto quiere decir que ya estoy suficientemente limpia en estos órganos? Pues la verdad es que pienso que no. De todas maneras haré otras limpiezas con un intervalo de 1 mes hasta que ya no salgan más. Bueno, todavía tengo tiempo de expulsar más piedrecitas (igual después durante la limpieza de colon que suelo hacer 2 a 3 días después de la limpieza del higado.).

Y para ellos/ellas que me han preguntado cómo hacer la limpieza. Os recomiendo el libro de Andreas Moritz (veáse en el titulo de esta entrada)... es completo y contiene toda la información necesaria... De todas maneras aquí os dejo un resúmen de cómo hacerlo.

La limpieza del hígado requiere 6 días de preparación,  y luego de dieciséis a veinte horas más, la duración de la limpieza propia. Para eliminar los cálculos biliares se necesita lo siguiente:
  • 6 litros de zumo de manzana
  • 4 cucharadas soperas de sales de Epson (sulfato de magnesio), disueltas en 3 vasos de agua
  • medio vaso de aceite de oliva virgen
  • zumo de pomelo (preferiblemente rosa) suficiente para llenar dos tercios de un vaso
  • General: siempre conviene beber agua que se tenga sed, excepto justo después de tomar las sales de Epson y durante los 2 primeras horas después de beber la mezcla de aceite y pomelo.
Preparación
  • Hay que tomar 1 litro de zumo de manzana natural envasado (a ser posible ecológico o cualquier zumo de manzana comercial de calidad o un concentrado de manzana) o recién preparado cada día durante 6 días seguidos. El ácido málico del zumo de manzana ablanda los cálculos y facilita su paso por los conductos biliares. El zumo de manzana tiene un gran efecto depurativo. Si experimentas inflamación y/o diarrea durante los primeros días es el bilis estancado liberada por el hígado y la vesícula (la caracteriza un color amarillo pardo). El zumo debe tomarse despacio a lo largo del día y entre comidas (no conviene beber el zumo justo antes o durante las comidas, ni en las dos primeras horas posteriores, ni por la noche). Además del zumo, se tomará la ingesta normal de  6 a 8 vasos de agua al día.
  • Dieta recomendada: durante la semana de preparación y limpieza no hay que tomar alimentos o bebidas frías, ya que enfrían el hígado y, de este modo, restan eficacia de la limpieza. Conviene que todos los alimentos o bebidas estén templados o a temperatura ambiente. A fin de ayudar al hígado a prepararse para la parte principal de la limpieza, conviene evitar los alimentos de origen animal, los lácteos y los fritos. Por lo demás, se puede seguir la dieta normal, pero sin comer en exceso.
  • momento idóneo para realizar la limpieza: es aconsejable realizar el grueso y el final de la limpieza durante un fin de semana, cuando se tiene tiempo suficiente para descansar. Es preferible llevarla a cabo entre Luna llena y la Luna nueva. Conviene evitar que coincida con la Luna llena ya que, es esos días, el cuerpo suele retener más líquidos en el cerebro y en los tejidos que en otros días. El día más propicio para la limpieza y la curación es el día de Luna nueva.
  • Si se están tomando medicamentos: durante el proceso hepática no deben tomarse medicamentos, vitaminas o suplementos que no sean absolutamente necesarios. Es importante no sobrecargar el hígado con esfuerzos adicionelas que interfieran en el proceso de la limpieza hepática.
  • Antes y después de realizar la limpieza hepática es preciso limpiar bien el colon: el hecho de evacuar con regularidad no indica necesariamente que en el intestino esté libre de obstrucción alguna.  Una limpieza del colon unos días antes o, mejor aún, el secto día de preparación, contribuirá a evitar o minimizar toda molestia o náusea que pueda surgir durante la limpieza. La irrigación del colon realizado por un profesional (hidroterapia de colon) es el méthodo más rápido y facil de prepararse para la limpieza hepática. Tambien la irrigación del colon de uso particular tambien es aconsejable. (comprar en la farmacia y dejar introducir hasta 2 litros de agua templada mientras que das un masajes contra los agujas del reloj para facilitar la entrada del agua)
  • el sexto día: Ese día hay que tomarse el litro de zumo de manzana por la mañana. Sí se siente hambre puede tomar un desayuno ligero, por ejemplo, unos cereales calientes como la avena. Conviene evitar el azúcar, otros edulcorantes, especias, leche, mantequilla, aceite, yogur, mermelada, huevos, frutos secos, pastelería, cereales fríos etc.Se puede tomar fruta o zumos de fruta. Para comer se recomienda tomar verduras hervidas o cocinadas al vapor con un poco de sal marina o sal de roca SIN refinar. De nuevo NO DEBEN TOMARSE alimentos proteicos, mantequilla o aceite. No hay que comer ni beber nada (excepto agua) a partir de la una y media del mediodía, ya que esto dificultaría el paso de los cálculos. DEBE aplicarse el seguiente programa al pie de la letra. No retraza las horas.
 La limpieza propia

  • 18 horas: mezclar cuatro cucharadas de sales de Epson con 3/4 de litro (tres vasos de 1/4 litro) de agua filtrada en una jarra. De este modo se obtendrán 4 raciones de 3/4 de vaso. La primera (vaso) hay que tomar ahora. Se pueden tomar unos pocos sorbos de agua para neutralizar el sabor amargo o añadir un poco de zumo de limón para mejorar el sabor.
  • 20 horas: tomar la segunda ración de sales de Epson.
  • 21.30 horas: si hasta este momento no se ha evacuado y no se ha realizado una limpieza del colon en las últimas 24 horas, debe aplicarse un enema de agua, ya que hará que los intestinos se muevan. (Personalmente creo que es mejor hacerlo un poco antes para tomar su tiempo, sobre todo si es la primera vez que lo haces)
  • 21.45 horas: lavar bien los pomelos, se exprimen a mano y se elimina su pulpa. Se precisan 3/4 de vaso de zumo. Acto seguido, el zumo se vierte en una jarra con tapa, junto con 1/2 vaso de aceite de oliva, se cierra la jarra herméticamente y se agita son fuerza, unas 20 veces, o hasta que la solución tenga un aspecto acuoso.
  • 22.00 horas: debe tomarse la bebida junto a la cama (sin sentarse), si es posible de modo continuado. No conviene demorarse más de 5 minutos. Eventualmente puedes utilizar una pajita larga o tapar la nariz. Personalmente no me disgusta el sabor. 
  • AHORA HAY QUE ACOSTARSE INMEDIATAMENTE. Eso es fundamental para eliminar los cálculos biliares. Luces están apagados y hay que tumbarse boca arriba con una o dos almohadas bajo de la cabeza. La cabeza tiene que ser más alto que el abdomen.  Hay que permanecer totalmente inmóvil durante al menos 20 minutos, tratando de no hablar. Toda la atención debe centrarse en el hígado. Algunos pueden sentir como los cálculos se desplazan por los conductos biliares como si fueran canicas. Si se puede, lo mejor en este momento es dormir. Si en algún momento de la noche se siente la necesidad urgente de evacuar, conviene hacerlo. Es posible que por la noche o a primera hora de la mañana se sientan náuseas pero se remitirán a lo largo de la mañana.
A la mañana siguiente
  •  06-06.30 horas: Es preciso tomar otra ración de 3/4 de vaso de las sales de Epson (si se tine mucha sed, se puede beber un vaso de agua tibia ANTES de tomar las sales). Luego hay que descansar, leer o meditar o yoga. Si tiene sueño, puede volver a meterse en la cama con la cabaza hacia arriba, aunque es mejor permanecer erguido.
  • 08-08.30 horas: se tomará la cuarta y última ración de sales de Epson.
  • 10.10.30 horas: se puede beber zumo de frutas recién exprimido. Medio hora más tarde, se puede comer una o dos piezas de fruta. Una hora después, se puede tomar una comida normal pero ligera. La tarde y a la mañana siguiente, se debería haber vuelto a la normalidad y empezar a sentir los primeros síntomas de mejoría. Conviene seguir tomando comidas ligeras durante dos o trés días. Hay que recordar que el higado y la vesícula biliar han pasado por una operación importante, aunque sin los efectos secundarios perjudiciales que lleva una intervención quirúrgica.
  • Realizar otra limpieza del colon 2 a 3 días después para asegurar que no quedan piedras estancadas por el colon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario